Edificios verdes, más que techos con árboles

Por: Mariel Rivera

Cuando la mayoría de la gente escucha el término “edificio verde” lo primero que se les viene a la mente son techos verdes; basta con hacer una búsqueda de imágenes por medio de Google y los resultados que edificio verde arroja son, casi en su totalidad, edificios con techos arbolados, o con muros cubiertos de vegetación. Los techos verdes representan sólo una de las medidas que pueden integrarse a un edificio para hacerlo más verde. Si bien es cierto que los techos verdes representan ventajas ambientales para el desempeño de un edificio, definitivamente no es la única cosa que convierte a un edificio en verde.

Ahora bien ¿qué otras medidas existen para que un edificio sea verde? Lo primero que se tiene que hacer es conocer la definición. La palabra verde actualmente está asociada a los términos sustentable, ambientalmente amigable, de bajo impacto ambiental. La  construcción verde, según la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos, es la práctica de crear estructuras y usar procesos que sean ambientalmente responsables y eficientes en el uso de los recursos a lo largo del ciclo de vida de un edificio, desde elegir el sitio en donde éste será construido hasta su diseño, construcción, operación,  mantenimiento, renovación y deconstrucción.

Partiendo de la definición de construcción verde, un edificio verde debe integrar prácticas de sustentabilidad no sólo en su diseño arquitectónico sino desde el inicio, eligiendo un sitio en el que se permita el acceso al edificio desde varios medios sustentables de transporte; durante la construcción, eligiendo materiales reciclados, regionales, y rápidamente renovables, manejando integralmente los residuos de la construcción, teniendo prácticas de control de la erosión durante la obra; durante su operación y mantenimiento, aprovechando al máximo el diseño sustentable del edificio y haciendo una gestión responsable de los recursos y de los residuos durante esta etapa; y, procurar las mismas prácticas que en etapas anteriores en caso de una renovación o en la deconstrucción.

Para el diseño y construcción de un edificio verde, todos los equipos participantes, arquitectura, diseño de paisaje, iluminación, eléctrico, automatización, climatización, hidrosanitario, gerencia de obra deben integrar en el diseño de sus sistemas prácticas verdes, y no sólo eso, sólo un trabajo en conjunto de todos los equipos permite concebir un edificio que es funcional, sustentable, y con un menor impacto ambiental que los edificios en la práctica convencional.

Los edificios verdes son una buena alternativa porque además de consumir menos agua, consumir menos energía, y tener un menor impacto ambiental, representan ambientes más saludables y de mayor confort para sus ocupantes. Las actuales prácticas de la construcción deben irse transformando para que cada vez haya más edificios verdes e inclusive llegue el día en que la práctica convencional sea construir este tipo de edificaciones.

Tags:

Todavía no hay comentarios

Deja un comentario